jueves, 13 de mayo de 2010

Flashback.

Supongo que el tiempo nos tendió una trampa. Que los días y las noches eran propicios y nos dejamos llevar, intentando autoconvencernos de la vericidad de lo que pensábamos que sería puro éxito. Imagino que todo fue un error. Que creímos haber encontrado la perfección, el equilibrio. Y por ramificaciones ajenas a lo que tú asegurabas sentir, todo resultó corrompido. La balanza se inclinó, quebrando los sueños depositados en fondo común. Sueños que, ni eran ciertos, ni eran auténticos anhelos. Ahora tú eres tú. Ahora yo soy yo.

Ahora, cada uno es lo que siempre quiso ser: Feliz, pero de verdad.

3 comentarios:

  1. Si nos sueños no eran ni ciertos ni verdaderos anhelos.. entonces es logico q todo se corrompiese. FUESE LO Q FUEESEEE q yo no tengo ni idea yai,jejeje.

    y lo q cuenta es q ahora seas feliz

    ResponderEliminar
  2. Si al final se es más o menos feliz, todo valió la pena.

    ResponderEliminar