domingo, 31 de enero de 2010

viernes, 29 de enero de 2010

That angelic smell...

Dudo que pudiera sintetizarlo todo en más de una palabra y en menos de tres, aún. Podría, tal vez, desvelar parte de lo oculto y sorprender como consecuencia. Pero me impera la calma. El paso y la fugacidad del tiempo han logrado sepultar los errores comunes y el constante desacierto. Tengo un perfume archivado en mis sentidos, y la capacidad de recuperar pequeñas dosis de él cuando se necesita.

martes, 26 de enero de 2010

Y cuándo.

Cuando comienza y termina el día. Cuando aplico el pensamiento a no pensar.
Siempre que en ese escaparate permanezca una carátula recordatoria, diseñada al estilo de un tal Roy Lichtenstein.
Cuando nieva, y cuando no. O en esos momentos de libertad mental que dicen que hay. Al caminar, al no hacerlo; al desgastarte sin que lo adviertas.

Y cuando siento escalofríos viendo cuadros de Degas o me río de las curiosidades sólo descubiertas por mí.

Cuando el "qué" se produce como y cuando debe, sin "dóndes" ni "por qués".

lunes, 25 de enero de 2010

Cómo.

Valorando y comparando.
Disfrutando de la discontinuidad.
Aprendiendo, mostrando.

Procurando exprimir todo el contenido.
Intercambiando.

Pero especialmente... descubriendo.

Todo gerundios.

domingo, 24 de enero de 2010

Qué.

Torbellinos eléctricos.
Varios arcoiris en un mismo cielo.
Energía emergente.
Contención, liberación, expresión.
Y belleza, mucha belleza.

Sensaciones tridimensionales.
Todo un repertorio de miradas.
Congelación del tiempo.

Eso es.

lunes, 18 de enero de 2010

Algo.


Sin detenerme en más contemplación, admisión.Con tal apremio pienso, que resulta la espera sempiterna en exceso. Un pequeño recorrido cuya duración, con suerte, se asemejaba a la de un pestañeo. Y cuyo final, sin embargo, es ahora una indefinición, una línea de horizonte. Motivo de tímida sonrisa. Pasadas decisiones envueltas en duda, concluyen hoy sabiéndose acertadas. Y toda la desorientación que tenía lugar, se ve desvanecida en esta noche. Dejar lugar a la improvisación, ser infundida en mí la certeza de haber escogido la dirección adecuada, romper con lo que el resto considera correcto, lógico y normal. Todo eso era necesario. Una luz cómplice, prueba de que no soy la única caminante a contracorriente. Ese "algo" especial era necesario.
Y me invade una inevitable cohesión que entra en competencia directa con la razón.

jueves, 14 de enero de 2010

Invento con argumento.

Es curioso cómo la mente es capaz de establecer una jerarquía a la hora de dar importancia a lo que se nos dice. Una misma frase pronunciada por dos personas diferentes, puede no tener nada que ver. Unas veces resulta relevante, y otras, sin embargo, se oye y se olvida automáticamente. Y esta distinción, en muchas ocasiones, no es algo voluntario. No es una decisión propia. Suele surgir espontáneamente. Pueden repetirte lo mismo mil doscientas ochenta y siete veces, sin causar el efecto que se pretende. Y de repente, reacción ante unas palabras que, aunque no son iguales a ningunas anteriores, porque nada del pasado es comparable a este presente, llegan a su destino.

lunes, 11 de enero de 2010

Menos estética, más contenido.


Nunca creí poder obtener algo bueno de la Filosofía, tras ser la única responsable del no-disfrute de uno de mis veranos. Recuerdo el Empirismo, que aseguraba como única fuente verdadera de conocimiento la experiencia. Siempre estuve de acuerdo. No hay nada como cometer errores para aprender a corregir. Nada como degustar el sabor del éxito para afianzar conductas.


Ocasionalmente somos conscientes de estar dejándonos llevar demasiado, a sabiendas del riesgo que esto comprende. Dicho conocimiento es debido a esa experiencia de la que hablo, que sin duda se presenta como un libro de texto, completamente repleto de lecciones acumuladas año tras año. Aún así, contemplando las posibilidades de que todo sea o bien magnífico, o bien desastrosamente letal, es cuando comprendes que la primera vez que te encontraste en esa situación, ni siquiera te detuviste a pensar. Esta vez, sí.


Por eso no creo que arriesgar un poco sea de locos. No creo que sea tropezar dos veces con la misma piedra. Creo, por el contrario, que es propio de valientes. Supone mirar de frente al dolor y a eso que llaman "felicidad". Para decirle al primero, esta vez sin los antiguos temblores: "No me preocupa si pronto volvemos a vernos."

Y a ella: "Si decides quedarte aquí, bien. Si no, podré vivir sin ti."



viernes, 8 de enero de 2010

Cada detalle.

La ciudad duerme. Deseando constituir la oposición, trazo curvas en el aire al compás de melodías de reminiscencia, tratando de cubrir así la ausencia. Se elabora una estela luminosa que plasma la creación con cierta armonía. La copia es casi exacta. Imaginación, encárgate del resto.

jueves, 7 de enero de 2010

miércoles, 6 de enero de 2010

lunes, 4 de enero de 2010

Just dream.


Apenas era capaz de abrir los ojos. Sin embargo, mantenerlos cerrados no implicaba conciliar el sueño. Ni dormida, ni despierta. Siempre me atrajeron las medias tintas. Pensé, entonces, en las sensaciones que a veces damos por enterradas e irrecuperables. Las que creemos desechadas. ¿Quién aseguró que así fuese...?
Fue entonces cuando, repasando y analizando, que no "fríamente calculando", vencí al insomnio. Y,¿para qué? Si en cada una de mis noches... lo onírico es un reflejo de lo real...

domingo, 3 de enero de 2010

*

"Donde mueren las palabras, nace la música."



William Shakespeare.