martes, 26 de julio de 2011

Adiós, Amy.

Otro talento que se ha ido, otra vez la piel de gallina, la pérdida de lo que podía haber sido una carrera brillante. No volveremos a escuchar sus directos salpicados con alcohol y drogas, ni podremos observar de nuevo sus bailes exclusivos. Suena irónico, pero así era ella, y así la queríamos.

Otra maravilla que pasa a formar parte de la "Generación del 27".

D.E.P., Amy.


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar