lunes, 19 de abril de 2010

Ha llegado.


Indisimulada la cadena de escalofríos ante tu cada vez mayor cercanía. Sutilmente en ese momento me traslado a lugares que sólo puedo pensar sin decir. Tu efecto en mi respiración es de intermitencia, oxigenando únicamente los órganos necesarios para percibirte.
Sinónimo de "suavidad" podría ser tu piel, transitable porcelana perfumada, disfrazada de adicción. Mis ojos se apresuran tratando de no perder detalle mientras, sin pudor, recorren todo tu rostro. Liderado por los ojos intrigantes, impredecibles. A veces abiertos, cerrados por instantes. Pero siempre imponentes. Quién supiera evitar el sobresalto ante su mirada.
Provisionando a mi imaginación, tu voz. Creadora de melodías inconscientes, dulces sonidos reminiscentes. Hipnotismo.
Jamás coger una mano tuvo tanto sentido. Florece en mí un emergente algo, al comprender que era el tiempo quien traería un caso que reuniese cada característica, delicadamente establecida tiempo atrás.
La cantidad de ideas que orbitan en mi mente como consecuencia de cada beso es inmesurable.
Resultado, un obvio rechazo a los primeros indicios del día. A los últimos rasgos de la noche. Señal de obligada vuelta a la realidad. De separación innecesaria e inoportuna de quien causa mi sonrisa, mis sueños despierta, y la telequinesia de mis sensaciones.

7 comentarios:

  1. "Resultado, un obvio rechazo a los primeros indicios del día."
    Para q sirve volver a la realidad?

    ResponderEliminar
  2. http://1.bp.blogspot.com/_yd9OLN_xAiw/Sy0hgBUpNkI/AAAAAAAAIHo/FQwvwKCKl-A/s1600/gabriel%2Bwickbold%2B(15).jpg

    ResponderEliminar
  3. Por momentos me doy cuenta de que las "corazas" son mas comunes de lo que creia... pero cuando no son palabras dichas sino escritas,no piensas, simplemente sientes... es mas fiable una letra "escrita" que mil palabras sabias dichas...
    ojos intrigantes...mas bien lo intrigante de ver por unos ojos que no son los tuyos...

    ResponderEliminar